<<Entrevistamos a la escritora Amy Jean es gaditana y es licenciada en Comunicación Audiovisual y máster en Guion Cinematográfico. La autora compagina la escritura con su labor como directora y guionista en una productora de cine y publicidad que fundó junto a dos amigos.  Ha crecido entre libros y siempre ha anhelado descubrir la raíz de las cosas. Lo que da luz a las historias. Es una cinéfila empedernida y adora el dream pop. Le encanta observar la lluvia chocar contra el asfalto, los gatos negros y el otoño. Ha pasado muchas madrugadas acompañadas por canciones de Bon Iver y muchos atardeceres frente al mar. “Aquella chica pelirroja” es su primera novela.>>

¿Quién es Amy Jean para quién no conoce tu pluma?

Amy Jean: Soy una autora que con mi manera de escribir es como muy directa, sencilla y le doy mucha importancia al sentimiento de los personajes. Al final las historias que escribo son como de personajes, no hay grandes giros, ni palabras rimbombantes ni nada de eso. Pero sí que le doy cabida a los sentimientos de los personajes, a sus emociones y su evolución, yo creo que con “Aquella Chica Pelirroja” es un ejemplo a seguir a esta forma de escribir.

¿Cómo llegó la historia a tus manos?

Amy Jean: La verdad que esta historia se me vino a la mente como un impulso, digamos que el prólogo, la escena pequeñita del principio. Me vino a la cabeza y me senté a escribirlo en el ordenador e hice como ese inicio. Dejé la historia aparcada por un tiempo, pero sí que esa idea iba rondando por mi mente y demás; eso fue lo primero que escribí, cuando me volví a sentar en el ordenador ya comenzaron a ir llegando los personajes. La escritura de esta historia puedo decir que ha sido como algo muy impulsivo porque iba a través de los personajes, lo que ellos me iban diciendo y con ese arranque del prólogo.

Una chica como tú directora, guionista y productora imagino que la escritura va de la mano ¿Cómo ha sido el paso de enfrentarte al papel en blanco?

Amy Jean: La verdad es que ha sido un proceso muy diferente al guion y a la cinematografía en sí. Ha sido algo que ha surgido de manera muy natural, además, lo hacía en mis ratos libres, como manera de hobby y ha sido todo muy diferente. En cuanto al guion, a los cortos y todo este tipo de cosas, sí que es verdad que cuando escribo y planteo todo a través de la estructura y tener todos los pasos concretos y bien claros. Pero con esta primera novela he sido un poco una escritora brújula, de no tener nada claro, de enfrentarme a ese papel en blanco, a no tener ningún capítulo claro y cerrado y me he dejado fluir un poco.

Esa es la diferencia que he notado al escribir literatura a cuando me pongo con el guion, que está todo estructurado, más pensado y eso es la diferencia. Aun así, en la novela hay ciertas cositas que sí he traslado cosas del guion, como, por ejemplo: las frases cortas, la descripción de los personajes, los capítulos cortos a modo de escena.

¿Crees que se puede llevar esta historia a la pequeña pantalla, ya siendo cine o plataformas digitales?

Amy Jean: Yo pienso que sí porque es una historia muy visual, cuando yo estaba escribiendo me lo imaginaba todo. Sí que es verdad que es bastante visual, descriptiva, creo que es un género muy concreto el juvenil adolescente. Ahora opino que las plataformas están apostando mucho por este tipo de historias y la verdad que sería muy guay el poder ver la historia más bien en una plataforma. Es un formato más para plataforma, serie y yo considero que sería muy interesante verlo, cuando yo la estaba escribiendo suponía en como trasladarla a modo visual.

¿Cuéntanos por qué nos hablas de la salud mental?

Amy Jean: Uno de los objetivos principales que yo tenía cuando iba a escribir el libro era un poco en el panorama de actualidad darle esa cabida a la salud mental. Es un tema que está muy estigmatizado y que al final yo creo que la sociedad se va abriendo más este tipo de problemática, estamos viendo los índices de suicidios disparados, los jóvenes tienen cada vez más problema de depresión y ansiedad generalizada. Yo opino que cada vez lo estamos visibilizando más y es muy importante el normalizarlo porque al final se trata de dar cabida a ciertas emociones. No es que solamente existan, sino que al final son necesarias y para los jóvenes y adolescentes y para los que están ahí pensando un poco en su futuro y dar ese paso a la adultez.

Opino que es crucial enfrentarse a conseguir y a obtener esas herramientas para que emocionalmente puedan lidiar con las cosas que se presentan. A veces, cuando somos más jóvenes, no tenemos esas herramientas emocionales para enfrentarnos a cosas duras que te pasan en la vida, entonces opino que es fundamental normalizarlo, normalizar los sentimientos, las emociones negativas también porque existen y son necesarias. Al final también es ese objetivo el ponerlo en primera fila esa problemática y darle la importancia de normalizar que tiene esto y que podríamos dar en futuro más importancia a la educación emocional.

Además, el lugar de descanso de los protagonistas no es típico psiquiátrico que estamos acostumbrados a ver, sino que te llevas la historia al plano terapéutico.

Amy Jean: Claro, era importante para mí el normalizar estas cosas, al final era como un diálogo normal y alejado del estereotipo y mostrar un poco esa cara que normalmente no vemos por detrás. Es más sencillo de lo que parece, de lo que la gente piensa el ir a psicólogo y ese tipo de cosas son normales. Cuando atraviesas por una etapa dura que no sabes cómo enfrentar, pues es normal esto y a veces es más normal de lo que la gente supone y se imagina en la cabeza, entonces yo quería mostrar esa parte.

Booktrailer de Aquella Chica Pelirroja

Alessa se considera un bicho raro, pero ¿Cómo ha sido crear este personaje, ya que cuando llegó al centro quería encerrarse en la habitación y no salir?

Amy Jean: Pues Alessa es un personaje que se considera bicho raro, pero al final yo pienso que no están bicho raro. Al final hay muchas personas como ella y eso es más normal de lo que parece, y parece que el decir bicho raro o ser diferente está dentro de esa normalidad, pueda parecer algo paradójico. Pero sí que es verdad que el personaje de Alessa es un personaje que tiene una evolución increíble, comienza de una manera, como negándose a aceptar los problemas que tiene y no queriendo entrar en esa novedad. Ella quería meterse en esa habitación y no sociabilizar con nadie y sí que es verdad que es un personaje que poco a poco ha ido como abriéndose de una manera como muy natural.

Al final ese apoyo de la amistad y del hablar con las personas que tienen alrededor, dentro de eso la rutina y el día a día es lo que le ayuda a salir un poco de ahí. Va paso a paso y tiene recaídas, pienso que es importante remarcar esto, que cualquier recuperación puede haber recaídas, el normalizar eso también es importante y sobre todo es un personaje que no pierde nunca la esperanza. Por eso creo que este personaje consiga alcanzar el objetivo y que hay una evolución muy grande porque empieza muy negada a aceptar los problemas, la ayuda y va creciendo mucho durante la historia.

Al final parecía un poco la madre de todos los demás compañeros.

Amy Jean: Sí, si al principio tiene como un toque de estar por encima, que eso viene del miedo y de la culpa que tiene, del resentimiento y de no estar conforme con la persona que es. Al final esas inseguridades las va trabajando poquito a poco y las va perdiendo y coge esa fuerza que la saca dé donde se encuentra.

«El amor apesta y, además, ni siquiera existe. Es algo que la sociedad se ha inventado. Por lo que no voy a dedicarle ni un solo segundo» ¿A santo de qué estoy pensando yo en el amor? Esta frase por qué la comenta Alessa, según tengo entendido ella no ha vivido ningún hecho traumático salvo la separación de sus padres.

Amy Jean: Claro Alessa es un personaje que tiende mucho a pensar esto, tiene una actitud un tanto rebelde, inconformista y también viene, pues, de la separación de sus padres, que para ella ha sido traumática. Entonces es una persona que hasta ahora no ha conocido lo que es la atracción, no le ha gustado nadie en ese sentido, a pesar de que ella tiene 18 años y nunca le ha interesado este tema.

Otro aspecto de este libro es el despertar sexual de ella, el despertar amoroso, por lo que nos encontramos con un personaje que nunca había sentido estas cosas y comienza a sentirlas. Ahí se encontró con el conflicto personal, de que yo no creía en estas cosas, no creía en nada, de que estaba por encima del amor porque no ha encontrado a nadie que le gustase y justo llega la persona con la que le hace dudar de estas cosas que hasta entonces no ha creído. También comienza a desestructurar las ideas que ella tenía, a desaprender lo aprendido y todo lo que tenía ella en su cabecita.

¿Cómo ha sido meter es hobbies a través de la música a través de Jake y la lectura de Ryan?

Amy Jean: Pues muy natural la verdad, la música en concreto es un hilo conductor de esta historia, yo me inspiré muchísimo en la música que escucha tanto Alessa como Jake, pero sobre todo Alessa. Esa música de los años 70, 80 del panorama inglés y americano también, como bien he comentado, me inspiré muchísimo en la música, es el hilo conductor de la historia. Creo que esta historia sin la música no podría haber existido porque pienso también que la función terapéutica que tiene la música cuando alguien lo está pasando mal y demás.

Hay mucha gente que recurre a la música y Alessa es una de ella que encuentra en la música y en la lectura también esa vía de escape de la realidad que ya tiene. Era muy importante meter esos hobbies y con la lectura pasa lo mismo, es alguien que se aísla, ama la lectura porque le permite vivir mundos, ver mundos en los que ella está cómoda y se sumerge un poco para evadirse de la realidad.

He estado mirando en la primera parte, pero no lo he visto lo del código QR con las canciones ¿Tienes pensado meter algún código QR con la música que has ido escuchado durante la historia?

Amy Jean: Sí habrá un código QR en la segunda parte, tendrá la banda sonora y saldrán todas las canciones que salen durante la historia y en todos los libros y también algunas de las canciones que a mí me inspiraron.

¿Por qué centrar la historia en Londres?

Amy Jean: Pues yo creo que es algo que vino desde el principio como te he comentado de la música, es algo que vino de esa rama de la música. Yo tenía claro también que David Bowie tenía que tener un papel importante en esta historia porque al final David Bowie es un símbolo de la rareza. Venía de la insatisfacción, de hacer las cosas de otra manera, normalizar en una época cosas que no estaban normalizadas; y era muy fundamental esto, considero que la esencia de Bowie es muy inglesa. Siempre que me he imaginado a la protagonista, a Alessa, era como inglesa o con ese pelo pelirrojo, con raíces así inglesas y tuve claro que ella fuera inglesa y que la música inglesa tuviera mucha importancia.

Parece que ser humano se acaba adaptando a todo, que tiene esa capacidad innata de superar las adversidades, y eso es justo lo que me ha pasado en apenas unos días. Sin embargo, has conseguido de Camden Hall un centro diferente a lo que estamos acostumbrados a ver ¿Cómo ha sido recrearlo?

Amy Jean: Otra de las cosas que tuve clara al principio fue recrear esta casa, como alejada de todo en medio de un bosque a modo de retiro, porque al final es una clínica, una residencia de recuperación emocional, de los retiros que ahora hay más. Un poco para desconectar de todo y también un poco para salir de tu zona de confort y ponerte con tu soledad y algo nuevo.

También el comenzar a pensar un poco en ti y en tu recuperación, la verdad es que me lo he pasado muy bien al recrearlo porque al final y a pesar de los que están allí están lidiando con problemas duros y problemas que ya vienen de atrás y demás. Pero sí que es verdad que el lugar, la ambientación es un modo terapéutico para ellos, un modo de disfrutar de la naturaleza y de estar tranquilos y ver la realidad de los problemas que tienen en la vida normal.

Sí has creado como un mundo paralelo dejando la vida de afuera aparte.

Amy Jean: Claro como una burbuja, dónde lo primero que van a hacer es recuperarse emocionalmente. Es un poco el venir y arreglar esa parte que están sufriendo en esos momentos.

Lo que también me ha gustado es que todos los compañeros e incluso de Alessa la visita a Peter cada cierto día es que les sacara todo lo de dentro e incluso con las sesiones grupales, pero ¿Cómo vamos nosotros adaptándonos a esa figura de los terapeutas en este caso como es Peter?

Amy Jean: Más que nada vuelvo a lo mismo, el normalizar este tipo de cosas y también explicar que la adaptación, la rutina, los ejercicios comunes, las terapias comunes, pero también las terapias a través del arte, del descanso; es darle la importancia al cuidado personal que es algo que vamos perdiendo y es algo que descuidamos más porque estamos estudiando, trabajo y demás. Entonces dentro de la historia he querido darle un pequeño margen de lo importante que es a veces el desconectar, el irte un mes a un lugar y simplemente a hablar, dejar el móvil fuera, bañarte en un lago, hacer ejercicio, tener una especie de rutina del placer del no hacer nada. Estamos tan acostumbrados al hacer cosas y creo que es importante el hacer mucho, el adaptarse y el saber a no hacer nada es igual de importante y eso es por la rama que me quería mover.

Imagen de Amy Jean

Las amistades que hace Alessa allí y el encontrar el amor ¿Se puede llevar a la vida personal de afuera del centro de residencia?

Amy Jean: Pues la segunda parte va precisamente de eso, “Aquel Chico Folk” se centra más en la relación de amor de ellos dos; sí que es verdad que en esta primera parte está el inicio del enamoramiento, el conocerse. Pero una vez fuera del centro, pues los cimientos de la relación pueden tambalearse y va a ir en crecimiento con esa relación de amor que hay. Van a seguir saliendo los demás personajes, sobre todo los más importantes que son Annie, Ryan también tendrán un valor importante en esta historia.

Cómo bien tú has dicho el valor de la amistad es otro punto fuerte de esta historia, en la segunda parte también lo veremos y lo vamos a disfrutar esas relaciones. Al final este tipo de relaciones que se hacen en Camden Hall son valiosos porque los chicos se acompañan en un momento nada agradable de sus vidas. Digamos que un momento han estado ahí esas personas ayudándolos y sosteniéndolos, entonces esas relaciones tienen raíces fuertes y una vez al salir eso va a estar ahí y se van a guardar con cariño y van a ir evolucionando.

¿Con qué personaje te identificas de la historia y por qué?

Amy Jean: Eso es una pregunta difícil, pero creo que por la emoción que les pone Alessa a sus hobbies, a la lectura, a la música que es muy melómana. Yo también me considero muy intensa en mis gustos, me gusta mucho el cine y soy muy cinéfila y por esa parte me identifico con ella. Pero sí que es verdad que no me veo muy parecida a ella, pero con Jake también tengo cosas que ponen en común, es muy callado, tienen un mundo interior que es muy grande. Es un personaje que esta primera parte quedan trazos que no hemos descubierto y en la segunda parte se verá que ese mundo interior es muy amplío.

¿Cuáles son tus referentes literarios?

Amy Jean: Pues digamos que a mí me gusta leer de todo, soy una persona muy ecléctica en ese sentido y en este género por ejemplo hay autoras españolas Elena Castillo y Alice Kellen me gustan mucho. Pero en cuanto a gustos literarios y demás; ahora mismo una de mis autoras favoritas actuales es Sally Roonie que me gusta mucho como escribe. También sus historias porque son como de personajes, de sentimientos y crecimientos en los personajes, no son historias de grandes alardes, pero sí que son de personajes, como muy naturales y muy realistas.

¿Qué significa Amy Jean, para ti?

Amy Jean: Es un pseudónimo al que le tengo mucho cariño y al que me gustaría mantener. Además, era la primera vez que yo escribía literatura y mandé el manuscrito a varias editoriales, cuando lo envías sí que te piden un pseudónimo para que no sepan quién eres.  Amy Jean pensé en Amy Winehouse, que es un referente para mí e influyó mucho en mi adolescencia también. Jean es el nombre de un personaje que me gusta mucho de la serie «Sex Education» que es la madre de la serie y justo cuando lo escribía la novela estaba la serie y me pareció bonito. Cuando me dieron la noticia de que iban a publicar la historia decidimos junto a la editora seguir con el pseudónimo; porque me quería separar de esa faceta de cine y literatura y al final le tengo mucho cariño.

Por último, Amy ¿Qué nos puedes adelantar de tus próximos proyectos?

Amy Jean: En septiembre se publica la segunda parte “Aquel Chico Folk” y como te he comentado anteriormente gira en torno a Alessa de enfrentarse a esa realidad. Ya no se ambienta Camden Hall, sino en Londres y algunas partes de Inglaterra y algún lugar más; le acompaña a esta historia de amor y a Alessa dando ese paso a la adultez. Ahora estoy en un proceso muy temprano todavía, pero ya tengo como una historia como a medio hacer, y medio pensada y estoy en el proceso de escribirla y con muchísimas ganas que es la parte que más me gusta, será una historia veraniega y hasta puede contar.

<<Para finalizar la entrevista, desde «AfondaresCultura» damos las gracias a «Amy Jean» por su tiempo y dedicación, también por su libro «Aquella Chica Pelirroja» y también estaremos atentos a sus próximos proyectos.>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.