<<Entrevistamos a la autora Carmen Sanz Lastra, que se considera una letraherida, es decir una persona que no puede, ni sabe, ni quiere, vivir sin la literatura. Es una creadora de historias, pero la vida me llevó por otros caminos. Durante años, me he dedicado al mundo de la salud, desde la vertiente terapéutica asistencial y desde la de formadora y bloguera. Fue precisamente la falta de salud, la que me llevó a dedicar mi tiempo a mi vocación primera, la escritura. Empecé con pequeños manuales de salud natural, títulos cómo «Cuidados Naturales durante el embarazo», «Cuidados Naturales de los bebés» o «Viaje por la Auriculoterapia» entre otros. Escribí una novela histórica. Un largo trabajo de investigación, lectura y creación. La presenté al premio Hispania de Novela Histórica y quedé finalista, titulada «La Memoria del Gorrión».>>

¿Quién es Carmen para quién no conoce su pluma?

Carmen Sanz: Carmen es una persona que ha vivido una vida que ha sido como inventado últimamente. Sí que cuando que era pequeña me encantaba escribir y la vida ha sido curiosa en este caso. Me casé súper joven, he tenido hijos, tenía que trabajar y fueron unos años muy intensos. Nos dedicábamos al mundo de la fotografía, de la salud y ahí he estado hasta hace poquito. Ese hecho hace que tu mundo se caiga o seguir para adelante, entonces había estado haciendo unos manuales de medicina actual, pero no me había dado por escribir de momento. También algún artículo de opinión sobre el tema antifascista, pero nada serio y la verdad que cuando me puse a hacer “La Memoria del Gorrión” y en la escritura he encontrado la pasión de mí, vida.

He leído en tu web que haces Auriculoterapia ¿En qué consiste?

Carmen Sanz: La verdad es que la Aurícula es un poco más compleja, yo he estudiado medicina china, lo más conocido de esta medicina es la acupuntura, pero hay otras técnicas. Son pones agujas, semillas, en las orejas, la misma técnica me ha gustado mucho y ejercerla de profesora porque ayuda a cualquier tipo de terapia, incluso hacértelo tú mismo.

Comenzaste con tu primer libro “Acabáramos” ¿Qué nos puedes contar sobre este libro?

Carmen Sanz: Es en el momento del confinamiento, que pensaba que tenía que hacer algo para mirar el ayudar a otras personas a pasar estos momentos en los que estábamos encerrados. Lo primero que reflexioné era poner remedios naturales que era lo mío y creía que podía llegar a servir, pero cuando me di cuenta, opiné que no debía de volver a lo mismo, ya que estaba en otra etapa. Entonces dije de hacer algo que pudiera llegar a ser una aventura y reflexioné, puesto que mi niña se había marchado, pero que le gustaban mucho las aventuras. Reflexioné que viviera un año nuevo, lleno de aventura, en los sitios en los que más le gustaban, con la gente que le gustaba. Así surgió “Acabáramos” y cada día publicaba un capítulo de lunes a viernes, al final resultó que había unos cuarenta capítulos y lo edité para regalarlo a la gente más cercana.

Después llega “De Gris” y “La Memoria del Gorrión” siendo este último finalista del VII Premio Hispania de Novela Histórica ¿Qué ha significado para ser finalista de este premio?

Carmen Sanz: Bueno, este mundo de los premios literarios estará siempre entre nosotros, la verdad es que estoy contenta, ya que mis hijos me ayudaron a que me presentara, me han ayudado con la maquetación que ha quedado muy bien. También han hecho buen trabajo con la portada, siguiendo las instrucciones que yo les di, tengo buena relación con las personas que están llevando la promoción del libro. Sin embargo, la última novela que he presentado a un concurso que se llama “Historia de una Mujer Libre” y ha pasado lo mismo, me escribieron un correo que les había gustado mucho mi novela, que sí podíamos hacer una colaboración y dije que no.

¿Cómo llegó a tus manos “La Memoria del Gorrión?

Carmen Sanz: Nosotros estuvimos viviendo en Barcelona, en barrio de eixample, en el edificio que aparece en la novela y teníamos una vecina abajo increíble que se llamaba Sofía Serra. Se la dedico con todo mi amor porque fue ella quien puso esa imagen en mi cabeza, de que en ese edificio y en toda la manzana había habido espías nazis antes y durante la guerra civil. Aquello cuando me lo contaba era muy interesante, ya que la vida de esa mujer se podría hacer cuatro o cinco novelas más porque es una historia fascinante. La señora me llegó a explicar que la cicerone de Marlene Dietrich en su viaje por España, imagínate si fue y es muy interesante. Aparte de todo esto claro, yo decía que está mujer, se inventaba las cosas o ya tenía cierta edad, pero lo curioso es que cuando me puse a investigar que estuve como unos dos años. Cuando doy con la información resulta que sí, que es todo cierto, que en ese edificio y en los colindantes y en toda esa manzana que el edificio es triangular, final del barrio del Eixample y principio del barrio del Rabal de Barcelona. Sí que hubo reuniones nazis, se reunían en varios restaurantes y bares que había en ese trozo y realmente antes de que nosotros llegáramos al edificio había habido un incendio en el otro lado enfrente de nuestros balcones.

Ese incendio fue porque había maquinaria que se había dejado de aquella época y que esa zona conecta con el metro de Barcelona. Estuve buscando bastante información y una cosa que sí que tengo que decir es que cuando comencé a buscarla en el 2018, encontré muchas cosas por Google. Había mucho documento en pdf, de entrevistas, artículos y varias cosas iba cogiendo los links para cuando me pusiera a escribir tenerlo a mano y no tener tanta documentación. Cuando recurrí a varios links me encontré con que estaba censurada y que estaba bloqueada por el gobierno de España. Se ha perdido mucha información y para mí, eso resulta muy importante que no caiga en el olvido porque ya estamos, la tercera generación casi no lo hemos vivido, la cuarta ya no lo habéis estudiado.

¿Cómo has llevado el proceso de documentación?

Carmen Sanz: Largo la verdad, pero muy interesante, he encontrado tantas cosas, y mucha documentación, pero también información paralela. Al hacer este libro, me sirvió también para poder hacer el libro de “De Gris”, que también es un libro autoeditado porque son las memorias de mis abuelos y de mis padres. Entonces ahí encontré cosas sobre nazis y todo esto y que mi abuelo había tenido relación con ellos, también para la segunda parte de “Memoria de un Gorrión” y creo que voy a poder ir contando diversas historias de la información que he encontrado. Es curioso lo que tú me comentas del familiar, me parece muy importante el poder rescatar toda esa información y lo comento desde el punto de estar orgullosa de mi parte roja familiar por parte paterna; sin embargo, por parte materna eran unos fachas rematados.

Imagen de Carmen Sanz Lastra

Hemos viajado a la España de finales de los años 90, pero también a la Alemania a de los años 30 ¿Cómo ha sido entremezclar estas líneas temporales?

Carmen Sanz: Quería explicar por qué Gorrión (Spatz) llega a trabajar con los nazis y para poder explicarlo tenía que relatar el momento que vivía Alemania. Lo que no podemos es juzgar a todo el pueblo alemán por unas circunstancias terribles, que ellos también sufrieron y están pasando cosas muy similares y eso en cierta parte me asusta. Por lo que pensé que alguien se podía ver reflejado en ciertas similitudes, con los movimientos. El partido nazi supo llegar muy bien al pueblo y a la gente desesperada, después de una situación tremenda que para ellos fue la pérdida en la primera guerra mundial y la debacle económica que supuso para el pueblo alemán. Los descontentos con poca cultura son muy fácilmente manipulables y además de ellos hay otra gente que les encanta manipular.

Sin embargo, también los españoles de la posguerra de la guerra civil, también fueron a trabajar a Alemania.

Carmen Sanz: Además, sería algo a relatar y dar a conocer porque los trataban a patadas, vivían en auténticos guetos y los trataban bastante mal, les pagaban muy mal. Aunque ellos al cambio les suponía poder llegar en un coche alquilado a su pueblo natal, para decir que les estaban yendo muy bien, al lado de decir cómo eran los años 50, pues también es diferente. Europa, al final, todo el plan Marshall, pero todo lo que se hizo para reflotar Europa después de la segunda guerra mundial, aquí en España no se hizo. Aquí vivíamos en un mundo diferente, de que España podía con todo y no necesitábamos a nadie y no era cierto. En el momento que pasábamos el año 45 y las grandes potencias aceptan a Franco como un mal menor frente al comunismo y empiezan a ayudar es cuando se reflota la economía en España. Pero entre tanto la gente pasaba hambre y durante la segunda guerra mundial una de las cosas que he ido descubriendo y leyendo y que me ha indignado mucho. Sí que es cierto que durante el primer y el segundo año los campos los habían sembrado durante la guerra y no había cereal y no había para comer. Después la hambruna duró tantos años porque todo lo que se recogía, se lo daban a los alemanes, para alimentar a sus tropas porque era la manera de pagarles por toda la ayuda que le habían ofrecido Alemania.

¿Con que personaje te identificas de la trama?

Carmen Sanz: Soy muy Nina y no me podría plantear otro, pero claro, aparte de eso Spatz tiene cosas mías, aunque no quiera.

¿Has buscado lo que significa Gorrión?

Carmen Sanz: Sí, claro, al final el Gorrión es un pájaro muy interesante, es cómo que va de camuflaje, es pardo, no llama la atención y tiene una cosa muy curiosa. Es que cuando encuentra pan, cereales o algo avisa inmediatamente a sus compañeros, para que vayan a comer y esa idea me encanta, el apoyo.

Me comentas que de Nina hay mucho en Carmen, imagino que esas visiones que tiene el personaje que la llevan a años atrás ¿Qué nos puedes comentar?

Carmen Sanz: Sí, pues eso las ausencias, son mis ausencias y sí que creo que hay una ligazón con la zona y con el bombardeo de 1938 en Barcelona. Son mis imágenes y recuerdo de unas bombas que caen, que llevaba un conejo de peluche y de repente verlo volar y sangre y ya después no hay ruido.

¿Cuáles son tus autores de referencia?

Carmen Sanz: Sí, mira lo estoy explicando mucho y creo que se lo debo, y como hace muy poquito que nos falta a Almudena Grandes. Hay muchos más, y no puedo dejar de pensar en ella y con el trabajo que hizo en sus últimas novelas, con todo su proyecto que hizo en su última etapa de vida. Porque trató sobre los perdedores de una manera que lo volcó y lo trató como si fueran los resistentes, no los vencidos y eso me encantó.

Me has comentado que hay una segunda parte de “La Memoria del Gorrión”.

Carmen Sanz: Sí, estoy en ello. Ya sabes que en la primera parte sucede un hecho, para no hace spoilers y en la segunda parte hay un hueco. Desde el 39 que acaba la memoria hasta el 2000, prácticamente lo que le pasa a ese personaje que me encanta.

¿Cómo fue descubrir el cuaderno de Spatz?

Carmen Sanz: Me basé en unas libretas que tenía mi hija que le gustaba apuntar todo. Pero lo que sí que llegó a mis manos fue una libreta que no tenía nada que ver, pero que sí que tenía cositas de unos amigos de mi hija, que estaban juntando material. Se pensaron que era de ella y me comentaron que le parecían que esto es de tu hija, y al verlo entendí el camino que yo debía de llevar.

He leído que tienes una obra por terminar ¿Qué nos puedes contar sobre ello?

Carmen Sanz: Sí, es una obra que ya la he terminado y se llama «Little h en el Multiverso», se trata sobre mi hija, que se llamaba Helena con H y cuando estuvo estudiando en EEUU y los compañeros de residencia le preguntaron cómo se llamaba. Aquí en Cataluña sí que se lleva Helena con H, como era muy menudita, entonces todos sus amigos comenzaron a llamar Little h y era un poco las conversaciones que ella tuvo con nosotros en ese tiempo. Eso es lo que está en ese libro y aparecen unas cuantas personas que la han apreciado y querido en su vida, es como un ejercicio de tipografía de cómo buscar a esas personas. Es un diálogo con ellas y ella me pide buscar unas referencias, no es una novela al uso. Ella después me va explicando todo el proceso de, des encarnación, de cómo ser libre, de cómo viaja ella en el universo y de cómo tengo que hacer yo esas cosas en sueños.

Por último, Carmen ¿Qué nos puedes adelantar de tus próximos proyectos?

Carmen Sanz: Ahora mismo estoy como en paréntesis mental, porque he terminado la historia que te comento de «Little h en el multi verso», estoy en ese punto de que te sientes vacío. Pero tengo que volver a retomar la segunda parte de “La Memoria del Gorrión”.

<<Para finalizar la entrevista, desde «AfondaresCultura» damos las gracias a «Carmen Sanz Lastra» por su tiempo y dedicación por su libro «La Memoria del Gorrión» y también estaremos atentos a sus próximos proyectos.>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.